Leucemia felina (FeLV)

¿Qué es el FeLV?

El virus de la leucemia felina (VLFe, FeLV en inglés) es un retrovirus que infecta a los gatos. El VLFe se transmite entre los gatos infectados a través de la saliva o las secreciones nasales. Si no es derrotado por el sistema inmune del animal, el virus puede llegar a ser mortal. Este virus causa un tipo de cáncer de las células sanguíneas, los linfocitos, es decir una leucemia.

 

¿Qué síntomas presenta?

Los signos y síntomas de la infección del virus de la leucemia felina son bastante variados e incluyen pérdida de apetito, deficiencias en el pelaje, infecciones de la piel, la vejiga y el tracto respiratorio, enfermedades bucodentales, convulsiones, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), lesiones en la piel, fatiga, fiebre, pérdida de peso, estomatitis, gingivitis, dejar de usar la caja de arena, pancitopenia, aseo pobre, enfermedades bacterianas y virales recurrentes, anemia, diarrea, e ictericia.

 

¿Cómo se transmite?

Los gatos infectados con VLFe pueden ser focos de la infección. Los gatos se pueden transmitir el virus entre ellos a través la saliva, el contacto sexual, las mordeduras entre gatos, a través de una caja de arena o un plato de comida usado por un gato infectado (raramente ocurre). Además la gata puede transmitir el virus a sus cachorros durante la gestación y por medio de la lactancia. La transmisión está relacionada con el subgrupo al que pertenezca el virus (véase más abajo).

 

¿Cómo se diagnostica?

Son varias las opciones pero ninguna es acertada al 100%. No es recomendable hacerlo en  gatas preñadas y gatos menores de 6 meses por los anticuerpos, dando falsos negativos

  1. Test rápido: solo se necesita una gotita de sangre del gato y se echa a un dispositivo de plástico. En unos minutos se sabe el resultado
  2. Test laboratorio: este test solo necesita un poco más de sangre y se manda a un laboratorio. Tarda unos días.

 

¿Se puede prevenir?

 Existen vacunas contra el VLFeLV (Código ATCvet QI06AA01 y varias vacunas combinadas), aunque ninguna de las vacuna actualmente disponible ofrecen una protección del 100% contra el virus. También se han registrado efectos secundarios graves como consecuencia de la vacunación contra el VSFe, en particular, un pequeño porcentaje de gatos que recibieron vacunas del VLFe desarrollaron posteriormente sarcomas asociados a la vacuna, un tumor agresivo, en el lugar de la inyección.

 

¿Existe tratamiento?

Algunos veterinarios recomiendan interferón pero son más los detractores ya que no es efectiva y su coste es elevado.

Volver a Salud felina