Dermatofitosis (tiña)

¿Qué es la dermatofitosis?

La tiña es una infección causada por un hongo que crece en las capas muertas superficiales de la piel, pelo y uñas. El nombre científico de la tiña es dermatofitosis, y los hongos que la producen se denominan dermatofitos.

 

¿Qué síntomas presenta?

Los signos son muy variables. Algunos gatos tienen enfermedad cutánea severa, mientras que otros no tienen lesiones, o son muy pequeñas. Las lesiones típicas son poco aparentes, con tendencia a ser circulares y alopécicas, particularmente en cabeza, orejas y patas. Los pelos que rodean estas zonas suelen estar rotos. La piel aparece descamada y puede parecer inflamada. Sin embargo, la tiña puede imitar a muchas otras enfermedades felinas de piel, incluyendo las manifestaciones clínicas de alergia a pulgas, y pueden presentarse como alopecia simétrica o incluso acné. A menudo hay cierta pérdida de pelo, pero la inflamación, la alopecia y el picor pueden ser muy variables. En algunos casos raros los gatos sólo tienen afectadas las uñas.

 

¿Cómo se transmite?

Los gatos se pueden infectar por contacto directo o por vivir en el mismo entorno, o bien por compartir objetos de aseo o zonas de descanso. Las esporas son muy resistentes y pueden persistir en el ambiente hasta dos años; se depositan sobre la piel y germinan para producir hifas que invadirán la piel y el pelo.

 

¿Cómo se diagnostica?

Es imposible diagnosticarlo sólo con la inspección clínica, ya que la apariencia es muy variable y puede confundirse fácilmente con otras enfermedades de piel, e incluso puede no tener ninguna lesión, por lo tanto es imprescindible utilizar uno al menos de los diferentes test disponibles: Lámpara ultravioleta de Wood, examen microscópico de los pelos sospechosos o el cultivo fúngico

 

¿Se puede prevenir?

No existe vacuna ni medicación para su prevención

 

¿Existe tratamiento?

En la mayoría de los gatos sanos, la infección se resuelve espontáneamente en el plazo de unas semanas. Sin embargo el tratamiento es preciso para acelerar este proceso por el riesgo de infección en personas y animales, y además algunos gatos no pueden eliminar la infección a no ser que sean tratados.

El mejor tratamiento es el recomendado por el veterinario.

Volver a Salud felina