Erliquia

¿Qué es la erliquiosis canina y cómo se transmite?

La erliquiosis canina es una enfermedad infecto-contagiosa de curso agudo, subclínico o crónico. Esta enfermedad afecta a perros y es transmitida por la mordida de la garrapata.

Garrapata

Esta enfermedad  afecta a todas las razas de perros y se di

agnostica más comúnmente a finales de verano o principios de otoño; sin embargo en lugares endémicos se puede diagnosticar todo el año, incluso en periodos dónde no haya garrapatas, en este periodo la mascota cursará con una infección crónica.


 ¿Qué síntomas presenta?

Generalmente son inespecíficos, pero dentro de los más comunes son los siguientes:

  • Depresión
  • Letargo
  • Pérdida de peso
  • Sangrados, especialmente por la naríz
  • Linfadenopatía (agrandamiento de los ganglios linfáticos)
  • Problemas respiratorios
  • Uveítis
  • Mucosas pálidas
  • Anorexia (no quiere comer)
  • Inflamación de las articulaciones
  • Fiebre
  • Edema de las extremidades
  • Convulsiones

 

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la erliquiosis canina se basa en la combinación de los signos clínicos y de pruebas de laboratorio. Dentro de las pruebas de laboratorio es necesario que tu médico veterinario le saque una muestra de sangre a tu mascota y le realice 2 exámenes. 

 

¿Se puede prevenir?

La única forma de prevenir esta enfermedad es controlar a las garrapatas. Existen en el mercado varios productos que puedes utilizar para evitar que tu mascota se infeste de estos parásitos. Estos productos se utilizan 2 meses antes de empezar el verano hasta el otoño.

También es importante que mantengas un calendario de fumigación para eliminarlas de tu casa.

 

¿Existe tratamiento?

Se le va a recetar a tu mascota un antibiótico. Es necesario que después de terminar con el tratamiento se le realice otro hemograma para verificar que los valores de las plaquetas, glóbulos rojos y blancos estén dentro de los rangos de referencia.

En caso de que el tratamiento no funcione se puede deber a una reinfección (esto quiere decir que no hay control sobre las garrapatas y éstas siguen infectándolo),  a que tu mascota este en la etapa crónica de la enfermedad y ya esté involucrado otros sistemas como el riñon, hígado o médula ósea o que este causando resistencia al antibiótico. En este caso se le cambiará de antibiótico.

Volver a Salud canina